APRENDIENDO MATEMÁTICAS CON UNA BÁSCULA DE BAÑO

Observar, estimar, pesar y comparar pesos son destrezas matemáticas esenciales para los niños. Cuando se las explican en la escuela pueden resultar un poco abstractas. Pero en casa tú puedes preparar con ellos unos divertidos ejercicios con la báscula de baño que les ayudarán  a comprender estos conceptos.

Para ello tan sólo necesitarás unas cuantas cosas que seguro que tienes en casa: la báscula de baño, una báscula de cocina y cosas diversas como sus juguetes, bolsas de azúcar, harina, patatas o cebollas, zapatos, unas maletas; en definitiva, elementos que puedes hallar en tu hogar. Para los niños, más que unos ejercicios de matemáticas serán unos juegos divertidos y, sin darse cuenta, estarán adquiriendo unos importantes conocimientos.

EJERCICIOS DE COMPARACIÓN

Se puede empezar por realizar ejercicios de comparación con la báscula de cocina. Por ejemplo, podemos coger un paquete de azúcar de 1 Kg y un saco de patatas de 5 Kg y que adivine cuál pesa más antes de pesarlos. Después enseñarle cómo utilizar la báscula para pesarlos y verificar si acertó con los pesos correctos. Esto se puede hacer con varios objetos, variando la dificultad.

También se pueden usar objetos diversos de la casa: manzanas, tijeras, una baraja de cartas, un libro, algún juguete del niño. Que el niño opine cuáles pesan más y cuáles pesan menos. Después que el niño los pese y ver si ha acertado en sus intuiciones. Puedes hacerlo con todos los juguetes de su hijo, para que descubra cuáles pesan más y cuáles pesan menos realmente.

En un segundo paso más difícil, se le muestra, por ejemplo, una bolsa pequeña llena de azúcar y una bolsa grande llena de cereales o palomitas (algo menos denso y mucho más ligero). Se le pregunta al niño cuál cree que pesará más. Después se le pide que las pese y así se le enseña que el hecho de que sean más grandes no significa que tengan que pesar más.

Se puede complicar más la cosa, en lugar de enseñarle tan solo dos objetos, mostrándole series de objetos.

JUGAR CON LA BÁSCULA DE BAÑO

Con la báscula de baño se pueden hacer diversos ejercicios. Uno de ellos es pesar a todos los miembros de la familia. Primero pregúntale al niño quién piensa que es el más pesado y que haga una lista poniendo en orden de peso a toda la familia. Después pesaos todos. ¡A ver si ha acertado!

Otro ejercicio muy divertido precisa de dos básculas de baño. Las colocamos una junto a la otra. Haz que tu hijo se coloque encima de ellas con un pie en cada una. Y rétale a que consiga distribuir su peso por igual en cada una de las básculas. ¡A ver si lo consigue! Inténtalo tú también, será divertido.

También puedes enseñarle a pesar una maleta de gran tamaño en una báscula de baño. Muéstrale que colocar una gran maleta en la báscula puede ser un problema porque no se sostiene convenientemente. En cambio, se puede pesar él con la maleta y luego se puede pesar él solo. Enséñale que debe restar las dos cantidades y así obtenemos el peso de la maleta.