IGNORANDO A LA BÁSCULA DE BAÑO. LOS HOMBRES Y NUESTRAS BARRIGAS

A los hombres, en general, nos gusta vacilar un poco de que no estamos tan pendientes de nuestra báscula de baño. También tenemos la suerte de que, cuando engordamos, habitualmente, lo primero que desarrollamos es la barriga. Y la verdad es que es un problema fácil de solucionar. Quizás por eso nos lo tomamos con tanta calma y con cierta despreocupación.

Pero lo cierto es que puede llegar a ser una experiencia bastante desalentadora. Teniendo en cuenta que, además puede llegar a representar un problema grave de salud. No está de más controlarse el peso de vez en cuando con una báscula de baño y hacer algo para remediarlo si ves que se está descontrolando la cosa. Por supuesto, no existe un remedio mágico que te vaya a devolver unos abdominales perfectos. Pero sí es posible recuperar tu peso correcto.

El primer paso es identificar el tipo de barriga que tenemos:

 

LA BARRIGA DE “ESTRÉS”

Este tipo de barriga la suele padecer hombres perfeccionistas con carreras exigentes y largas jornadas laborales. El duro ritmo de vida que llevan les lleva a aumentar de peso, y de volumen, focalizando la acumulación de grasa alrededor de la cintura. Eso es debido a que el estrés aumenta la secreción de cortisol, una hormona que, precisamente tiene ese efecto: la acumulación de estrés en esa zona del cuerpo.

Deshacerse de la barriga de “estrés” es relativamente sencillo. No es necesario obsesionarse con la báscula de baño. Basta con cambiar un poco nuestra rutina diaria:

  • Empieza por descansar bien. La falta de sueño inhibe la producción de leptina, la famosa hormona que regula el apetito. Debido a su falta, es más probable que te apetezcan alimentos con un alto porcentaje de azúcar para aumentar tu nivel de energía al día siguiente. Antes de acostarte prueba con la meditación o toma un baño caliente para conseguir una noche de buen sueño reparador.
  • Reduce la dosis de cafeína: No puedes vivir a base de cafés. Deberías limitar tu consumo de café un máximo de dos tazas al día.
  • Haz ejercicio pero sin excederte. Evita hacer ejercicio a última hora del día. Hará que esté aún más activo ya que aumenta la producción de adrenalina y, por lo tanto, quemarás menos grasas. En su lugar sería más práctico que te decantaras por ejercicios más relajados como el yoga o dar largos paseos. Ejercicios que fortalezcan tu cuerpo pero, a su vez, calmen tu mente.

 

LA PANZA O BARRIGA COMÚN

Los hombres que tienen un poco de panza, son aquellos que suelen practicar algún tipo de ejercicio, siguen algún tipo de dieta de control de calorías y están más centrados en estar delgados que en vivir un estilo de vida saludable. Están tan concentrados en su rutina que no se dan cuenta que no hacen lo necesario por bajar esa barriguita.

Pueden estar bastante obsesionados con la báscula de baño, empeñados en reducir su peso. Pero en realidad, reducir esos kilos finales de esa barriga común es bastante sencillo:

  • El primer paso es cambiar la rutina de ejercicios. Machacarse a abdominales puede parecer una buena idea, pero si no se hacen correctamente, lo único que se consigue es que acentúen la curva inferior de la espalda haciendo que el vientre sobresalga aún más. Una alternativa es acostarse boca abajo, apoyarse en los antebrazos, empujar hacia arriba para que el cuerpo se encuentre en paralelo con el suelo y mantener la posición durante un minuto.
  • El segundo paso es revisar la dieta. La clave es definir músculos, eliminar toxinas y reducir la inflamación. Esto se consigue bebiendo mucha agua y consumiendo vegetales verdes, proteínas y fibra.

 

LA BARRIGA HINCHADA

La barriga hinchada es típica de los hombres que suelen levantarse con el vientre plano pero se les va hinchando a lo largo del día. Normalmente es debido a intolerancias alimentarias no identificadas o a una dieta pobre que produce un exceso de gases que provocan que el abdomen se inflame durante el día.

Para deshacerse de la barriga hinchada simplemente hay que trabajar un poco el tema de la dieta:

  • Por un lado hay que empezar por identificar los posibles factores desencadenantes. Empieza por eliminar un grupo de alimentos específicos (por ejemplo, el gluten, uno de los alergénicos más habituales) durante unos 15 días y efectúa un seguimiento cuidadoso de cómo responde tu cuerpo. Si los síntomas continúan, pídele a tu médico una prueba de alergia.
  • También es importante que mantengas tu sistema digestivo activo. Hay alimentos que pueden provocar que tus intestinos trabajen con lentitud y les resulte más difícil descomponer los alimentos. Empieza el día con un desayuno equilibrado y evita cenar tarde.

 

LA BARRIGA DOBLE

La barriga doble es uno de los principales dolores de cabeza cuando nos enfrentamos a nuestra báscula de baño. Paradójicamente, es uno de los tipos de barriga más fáciles de corregir. La suelen padecer comedores compulsivos o emocionales que consumen comida basura cuando no se sienten bien. Además suelen llevar estilos de vida inactivos y con puestos de trabajo ligados a una mesa.

El proceso de recuperación es muy sencillo:

  • Reduce drásticamente el consumo de alcohol. No es necesaria una abstinencia absoluta, pero el alcohol está repleto de calorías vacías que se almacenan en nuestra cintura en forma de grasa. Es más, nuestro organismo no puede quemar toda la grasa hasta que todo el alcohol ha sido completamente procesado.
  • Aliméntate correctamente evitando sobre todo los productos dietéticos procesados. Suelen llevar grandes cantidades  de azúcar refinada y sal para compensar su falta de sabor. No se trata de comer menos, sino de tomar alimentos frescos, sin procesar y grasas como las nueces y los aguacates que te ayudarán a estimular la quema de grasas.
  • Ponte en movimiento: No es necesario que desarrolles rutinas de ejercicio extremo. Es suficiente con salir a correr, dar alguna clase de baile o hacer pequeños cambios en tu rutina diaria como subir por las escaleras en lugar de coger el ascensor.

 

En definitiva, no existe la barriga perfecta, pero siguiendo estos sencillos consejos y con un control periódico de nuestra báscula de baño, conseguiremos mantener un cuerpo sano y saludable.

 

¿NECESITAS UNA BÁSCULA DE BAÑO? EN NUESTRA TIENDA ONLINE ENCONTRARÁS LAS MEJORES MARCAS