MIEDO A LA BÁSCULA DE BAÑO. CINCO MALOS HÁBITOS QUE NOS IMPIDEN PERDER PESO

Uno de los principales problemas que nos encontramos en nuestra “lucha” constante con la báscula de baño es cuando se produce esa situación en que quedan esos kilos de más que se resisten a desaparecer. A pesar de que nos portemos bien, hayamos abandonado totalmente la comida rápida, los dulces, sigamos nuestra dieta al pie de la letra y nos ejercitemos regularmente.

Por algún extraño motivo, nos subimos a nuestra báscula de baño y ahí están. Riéndose de nosotros y de todo nuestro esfuerzo. Y no, no se trata de un problema con tu báscula. No es cuestión de que funcione mal o de que esté desfasada. No importa que sea una báscula analógica o una báscula digital. Porque el problema, en realidad se encuentra en nosotros mismos y en una serie de rituales cotidianos. Pequeñas cosas ajenas a nuestros esfuerzos para perder peso y que, por supuesto, tampoco no tienen nada que ver con la báscula de baño. Pero que acaban influyendo negativamente.

En el artículo de hoy hemos recopilado, precisamente, los cinco malos hábitos más importantes que solemos tener y a los que debemos renunciar inmediatamente. Así, cuando no subamos de nuevo a nuestra báscula digital o analógica, veremos que toda nuestra disciplina está sirviendo de algo.

DORMIR DEMASIADO

Como ya sabemos, en nuestro enfrentamiento con la báscula digital, uno de los principales enemigos es el dormir poco. La falta de sueño aumenta la creación de cortisol, una hormona que aumenta nuestro apetito.

Pero, por otro lado, dormir demasiado tampoco nos ayuda mucho. Y es uno de esos hábitos cotidianos que podríamos considerar inofensivos. Pero estudios recientes demuestran que dormir 10 horas o más durante la noche está directamente relacionado con un mayor índice de masa corporal. Y es que los extremos nunca son buenos. No hay que dormir ni mucho ni poco. Lo adecuado es dormir de 7 a 9 horas que es lo que recomiendan los médicos.

 

PREPARSE A OSCURAS

Muchos de nosotros tenemos la mala costumbre de levantarnos y hacerlo todo a oscuras. Pues resulta que también es una mala costumbre. Un reciente estudio demuestra que recibir la luz del sol al despertarse ayuda a que nuestro cuerpo “se despierte”. Vamos, que activa el metabolismo. De hecho, tomar unos 20 o 30 minutos de sol al día ya es suficiente para que afecte a nuestro índice de masa corporal.

Así que lo mejor que podemos hacer para no pelearnos con nuestra báscula digital es abrir las cortinas o las persianas nadas más despertarnos.

Rear view of a young man waking up in bed and stretching his arms

NO HACER LA CAMA

Puede parecer una tontería, pero también viene respaldada por un estudio. En este caso de la Fundación Nacional del Sueño de los Estados Unidos. Y descubrieron que, las personas que hacen la cama suelen dormir mucho mejor que las que no la hacen. O sea, que la calidad de su sueño es mucho mejor. Y si dormimos bien es la mejor manera de alcanzar nuestro peso ideal. No basta con dormir la cantidad de horas adecuadas. También es importante que las durmamos bien.

 

NO PESARSE PERIÓDICAMENTE

Si estamos siguiendo un plan para conseguir perder peso, lo primero que tenemos que conseguir es establecernos un control periódico con nuestra báscula de baño.

Es importante que lo hagamos siempre a la misma hora. Mejor a primera hora de la mañana, antes de tomar ningún alimento. Durante la noche hemos perdido algo de peso y conseguiremos una medida exacta.

Investigadores de la Universidad de Cornell aún van más allá y consideran que pesarse cada día puede ser una terapia exitosa. Pero también hay que vigilar que no nos obsesionemos con nuestra báscula digital.

DESAYUNAR POCO

Definitivamente, desayunar poco no nos va a ayudar, para nada, a conseguir nuestra meta. El camino  seguir es una dieta equilibrad. Desayunando poco, porque sí, lo único que conseguiremos es encontrarnos débiles durante toda la mañana y arriesgarnos a padecer hambre y provocarnos ansiedad y estrés.

 

¿NECESITAS UNA BÁSCULA DE BAÑO? EN NUESTRA TIENDA ONLINE ENCONTRARÁS DESDE LA TÍPICA BÁSCULA ANALÓGICA A LA MÁS MODERNA BÁSCULA DIGITAL