TIPOS DE BASCULA DE BAÑO Y CÓMO ELEGIR LA ADECUADA

La bascula de baño ya es un elemento totalmente integrado en nuestros hogares. La concienciación sobre nuestra salud está cada vez más extendida y el control periódico del peso es una buena herramienta.

La bascula de baño ya no es un simple objeto decorativo. Aunque es verdad que a menudo se escoge en base a criterios estéticos por a cuestiones económicas, su importancia en el fomento de unos hábitos saludables está fuera de toda duda. Y la posibilidad de poder pesarse en casa nos permite integrar esta costumbre de manera natural en nuestra rutina.

De todas formas, aunque el uso regular de una bascula para baño nos permita controlar nuestro peso eficazmente, es importante que elijamos un modelo adaptado a nuestras necesidades y nuestras expectativas. Y aquí empiezan los problemas. Porque hay tantos modelos en el mercado que elegir la bascula de baño adecuada puede ser complicado.

Así que empezaremos por ver los diferentes tipos de bascula para baño, sus ventajas, sus inconvenientes y cuál es más adecuada para cada persona.

BASCULA DE BAÑO ANALOGICA

La bascula de baño analogica, también llamada bascula mecanica, es la de toda la vida. La que ha existido siempre hasta que se incorporó la electrónica. Básicamente, existen dos clases de básculas de baño analógicas: las básculas con muelle elástico y las básculas con contrapeso.

Las básculas con muelle elástico fueron las primeras en popularizarse en nuestros hogares. La verdad es que no son ni muy exactas ni muy fiables. De todas formas, eso no significa que no sean útiles. No te darán tu peso exacto, pero si son un buen indicativo de cómo vas progresando. Si necesitas cuidar tu peso no es el tipo de báscula que necesitas, pero son útiles para ir viendo cómo vamos.

Las básculas con contrapeso son parecidas a las que utilizan médicos o dietistas en sus consultas. Funcionan de forma parecida a como lo hacen las balanzas romanas: comparando masas mediante una medición indirecta a través de tu propio peso. Y son muy fiables.

Puedes ver varios modelos de bascula de baño analogica en nuestra tienda online.

BASCULA DIGITAL

La bascula digital, también llamada bascula electronica, es un tipo de bascula de baño que se sirve de unos sensores electrónicos para determinar el peso corporal. Así mismo, ofrecen su lectura en una pequeña pantalla, por lo que es importante que los números sean grandes o que tenga luces LED que faciliten su lectura.

La fiabilidad de una bascula digital depende, básicamente, de la marca y del modelo. Elegir una buena marca reconocida suele garantizar su eficiencia.

Existen muchos modelos que ofrecen la posibilidad de registrar en su memoria las últimas lecturas. Este tipo de bascula digital las hace ideales para aquellas personas que precisa n controlar su peso durante un largo período de tiempo (por ejemplo, durante una dieta).

También son muy prácticos los modelos que permiten grabar de manera independiente los datos de diferentes usuarios. Esta clase de bascula digital es perfecta para familias con muchos miembros.

Un último detalle es su fuente de alimentación. Este tipo de básculas suelen funcionar con pilas. Mejor elegir un modelo de bascula electronica que funcione con pilas de litio en lugar de las clásicas pilas AA. Así nos aseguraremos de que funcionará durante mucho más tiempo.

Puedes ver varios modelos de bascula de baño analogica en nuestra tienda online.

BÁSCULA DE ANÁLISIS CORPORAL

El problema de cualquier bascula de baño analogica o digital es que, aunque muestre las variaciones en el peso, no diferencia los porcentajes de músculo, de grasa y de agua que acumulamos. De esta manera, no podemos apreciar nuestro estado real. Si queremos hacer un auténtico seguimiento del estado de nuestro cuerpo lo que necesitamos es una báscula de análisis corporal o bascula de bioimpedancia.

Es muy sencillo: dos personas con el mismo peso pero con diferente tonificación muscular tendrán una apariencia totalmente distinta. Siempre será más gruesa la que tenga el mayor índice de grasa corporal. Y una bascula digital o analógica no nos ayudará a determinar esta diferencia.

El principio que rige el funcionamiento de la báscula de análisis corporal  es el de la impedancia bioelectrica. El dispositivo, a través de sus sensores, envía un impulso que viaja a través del músculo y la grasa corporal.

Existen modelos mucho más avanzados que además miden otros valores como la densidad ósea o el porcentaje de grasa visceral. Son modelos de bascula de bioimpedancia ideales para deportistas avanzados, que sacarán mucho más partido estos datos.

Puedes ver varios modelos de bascula de bioimpedancia en nuestra tienda online.

CONSEJOS PARA COMPRAR UNA BUENA BASCULA DE BAÑO

Compres el tipo de bascula de baño que sea, hay una serie de consejos que siempre son útiles:

  • Tanto si se trata de una bascula de baño analogica como una digital, comprueba con unas cuantas mediciones sucesivas su exactitud. Sube y baja repetidamente y fíjate que marque siempre el mismo peso. Si no pasa la prueba devuélvela y compra otro modelo.
  • Al elegir una bascula de baño es conveniente elegir un modelo que se puede poner a “cero” siempre que haga falta. Así se pueden corregir errores en futuras lecturas. Esto es especialmente importante en las basculas analogicas.
  • Si para la persona que tiene que pesarse la seguridad es importante (personas mayores o personas con problemas de movilidad), es importante elegir una bascula de baño antideslizante y con una plataforma grande. Ten en cuenta que las basculas de bioimpedancia suelen disponer de suelas metálicas deslizantes para facilitar la emisión del pulso eléctrico. Así que ten la precaución de secarte bien los pies antes de pesarte.
  • Fíjate bien en el peso máximo que puede soportar la báscula. Suele ser de entre 130 y 150 Kg, pero también las hay con un límite mayor.
  • También puede ser importante valorar la forma en que la báscula nos proporciona los datos, especialmente en el caso de personas mayores o con problemas de visión. Elige una bascula de baño analogica con lupa en el visor, o una bascula digital con números grandes.

 

¿NECESITAS UNA BASCULA DE BAÑO? VISITA NUESTRA TIENDA ONLINE

Fuente: Decoestilo

MIEDO A LA BÁSCULA DE BAÑO. LOS 5 TIPOS DE BARRIGA

En muchas mujeres se nos despierta el miedo a la báscula de baño en cuanto vemos que nos asoma un poco de barriguita. Y eso es debido a que ya nos imaginamos sufriendo lo indecible para que hacer que desaparezca. Ya empezamos a pensar en dietas, abdominales… ¡todo lo que haga falta! Pero la realidad es que cada cuerpo es diferente y antes de obsesionarnos con nuestra báscula de baño, tenemos de ser conscientes de nosotras mismas.

Según explica James Duigan, un famoso entrenador de supermodelos, no hay única manera de conseguir un vientre plano. Y eso es debido a que existen cinco tipos de barriga. Cada con sus propias causas y, por lo tanto, exigiendo su propio enfoque.

Así que no te vuelvas loca, deja de mirar mal la báscula de baño e identifica cuál es tu tipo de “barriguita” antes de perder el tiempo inútilmente:

 

LA BARRIGA DE NEUMÁTICO

Es la panza típica de las mujeres sedentarias, con trabajos que requieren muy poco movimiento o que, muy probablemente, han desarrollado un vínculo emocional con los alimentos azucarados.

Si te ha salido esta “llanta de repuesto” está de enhorabuena, porque es una de las barriguitas más fáciles de solucionar. En definitiva se trata de una falta de ejercicio y una toma de control sobre los alimentos inadecuados y verás cómo la bascula de baño no es tan mala como decían.

Tu plan para el cambio

  • Empieza por reducir el consumo de alcohol. El alcohol acaba siendo como azúcar puro que se va directamente a tu cintura y detiene la quema de cualquier grasa hasta que se haya procesado el alcohol.
  • Una vez hayas recortado el alcohol un par de semanas empieza a plantearte tu dieta. Piensa en comer bien y hacer algo de ejercicio. No caigas en la tentación de los aperitivos bajos en grasa también llamados “dietéticos” o “light”. Estos productos pre-envasados suelen estar llenos de productos químicos como azúcar refinada, sal y conservantes para darles sabor.
  • No caigas en dietas que cuentan calorías. Opta por una dieta saludable con alimentos frescos no elaborados. Podrías empezar tu día con huevos y salmón ahumado, o incluso pollo asado y verduras. Y no temas las grasas buenas como las del aguacate, las nueces o el pescado azul. Estimularán tu cuerpo para quemar la grasa del vientre, y conseguirás un vientre plano.
  • Y, por encima de todo, haz ejercicio. No hace falta que te apuntes a un gimnasio. Es suficiente con que hagas largos paseos haciendo zancadas, hagas sentadillas en casa, o alguna clase de yoga.

 

LA BARRIGA POR ESTRÉS

Cuando sufrimos estrés producimos una hormona llamada cortisol. Esta hormona estimula nuestro organismo para que la grasa se acumule alrededor del estómago. Las barrigas por estrés son fáciles de detectar. Todo el peso está acumulado en el diafragma y la región umbilical y suelen ser vientres duros al tacto.

La padecen las mujeres muy perfeccionistas y sobre-cumplidoras. Además, también suelen ser susceptibles a patologías como el síndrome del intestino irritable, que aún puede aumentar más la hinchazón del vientre.

Si eres una mujer estresada, posiblemente ni tengas tiempo de pelearte con la báscula de baño, te saltes comidas si no te alimentas de comida basura y satures tus riñones con demasiada cafeína.

Tu plan para el cambio

  • Vete a dormir temprano. Las mujeres estresadas suelen dormir mal y eso interrumpe la producción de leptina. Esta hormona regula el apetito. Por ese motivo, cuando nos sentimos cansadas podemos sentir esa necesidad de alimentos azucarados.
  • Practica una estrategia de relajación por respiración profunda, medita y date un baño largo antes de acostarse para, así, fomentar el sueño. Y, muy importante, limita el consumo de café a no más de dos tazas al día.
  • No te pases con el ejercicio. Demasiado cardio aumentará los niveles de cortisol y eso tampoco te interesa. Lo ideal sería que hiciera yoga, largas caminatas y trabajo de resistencia con pesas.
  • Y el magnesio es perfecto para ayudar a calmar un vientre estresado. Lo encontrarás en alimentos como las verduras de hoja verde, las nueces de Brasil y las semillas.

 

LA “BARRIGUITA”

Las mujeres con la “barriguita” suelen ser mamás muy ocupadas o mujeres con carreras exigentes. Incluso puede tratarse de adictas al gimnasio, atrapadas en su rutina de ejercicios y dieta, siempre comiendo lo mismo y haciendo la misma rutina en el gimnasio. Una combinación que las mantiene delgadas pero les deja ese bajo abdomen abultado que estropea su figura.

Mujeres así pueden acabar obsesionadas con la bascula para baño. Delgadas pero con esa barriguita que está ahí. Y el problema se encuentra en ese exceso de abdominales excesivos y el uso de elementos de gimnasia rebuscados que tensionan los flexores de la cadera y la zona baja de la espalda, provocando que los músculos del vientre sobresalgan.

Tu plan para el cambio

  • Lo primero es una buena alimentación con mucha fibra. Eso ayudará a mejorar tus condiciones digestivas de inflamación, hinchazón y estreñimiento que hacen que una barriga de esta clase se vea peor. Alimentos como los vegetales de hojas verdes, la avena y los granos integrales son una buena fuente natural de fibra.
  • Si haces muchos abdominales y no los haces de la manera correcta sólo conseguirás que aumente la curva inferior de tu espalda, acentuando ese efecto “barriguilla”. Una solución es cambiar los abdominales por lagartijas. Para hacer lagartijas tienes que acostarte sobre una colchoneta boca abajo apoyándote en los antebrazos. Empujas desde el suelo, levantándote con los dedos de los pies y los codos. De esta manera, tu cuerpo estará paralelo al suelo desde la cabeza a los talones.
  • Y otro ejercicio muy práctico es hacer repeticiones cortas con pesas. Se tiene la idea equivocada de que el ejercicio con pesas engrosa el cuerpo femenino. Nada más alejado de la realidad. Precisamente, hacer pesas en un corto espacio de tiempo ayuda a quemar serias cantidades de grasa.
  • También te ayudará mucho a reducir la inflamación del vientre beber mucha agua y comer alimentos fáciles de digerir como vegetales verdes o proteínas más ligeras como el pescado o el pollo.

 

LA BARRIGA DE EMBARAZADA

La barriga de embarazada se da en mujeres que han dado a luz en los últimos años y no tienen mucho tiempo para sí mismas. Tras el parto, el útero desciende y es más pesado que antes del embarazo. Es necesario que pasen seis semanas para que recupere su tamaño normal.

Es totalmente contraproducente volver a hacer ejercicio justo después del parto. Lo aconsejable es esperar de dos a tres meses. Además, el estrés producido por la obsesión de perder el peso ganado durante el embarazo puede ser un problema más.

Lo ideal es volver a entrenar el piso pélvico y la zona del bajo vientre con el objetivo de aumentar el flujo de sangre y fortalecer los músculos.

Tu plan para el cambio

Los suplementos de aceite de pescado son una buena idea. Se transforman en hormonas que queman grasa e inhiben las hormonas que producen grasas. Empieza tomando tres cápsulas de 1000 mg/día con las comidas.

También es aconsejable la ingesta de alimentos con grasas buenas como las nueces, el aceite de oliva, el aguacate o las aceitunas. No sólo son útiles para quemar grasas y absorber vitaminas, sino que también te ayudarán a combatir el cansancio.

Es muy importante que realices ejercicios para fortalecer el piso pélvico. Haz cinco sesiones cada día, apretando y soltando los músculos del piso pélvico entre 15 y 20 veces.

Y, sobre todo, abstente de hacer abdominales. Son absolutamente contraproducentes en esta situación. Tras el parto, la musculatura de la línea alba (que desciende de la línea media del abdomen) se separa y lo importante es permitir que se recuperen. En lugar de hacer abdominales, ponte en posición a “cuatro patas”, respira profundamente con el vientre, y después exhala lentamente mientras realizas un ejercicio de piso pélvico.

También es muy aconsejable establecer una buena rutina de descanso para aumentar la quema de grasas: siestas durante el día y estiramientos antes de acostarte para restaurar las hormonas del sueño.

 

LA BARRIGA HINCHADA

Esta situación es típica de las mujeres que suelen tener el estómago plano por la mañana, pero a medida que transcurre el día se les va hinchando debido a los gases o a la indigestión. A menudo es debido a alergias, intolerancias alimentarias o rutinas nutricionales de dietas pobres.

Tu plan para el cambio

  • Experimenta un poco para averiguar qué es lo que le molesta a tu vientre. Las intolerancias más comunes suelen ser las del trigo, el gluten, el alcohol, la levadura y los productos lácteos procesados. Prueba a eliminar a los posibles culpables, como el gluten por ejemplo, durante quince días, y observa si tu distención abdominal se reduce.
  • El intestino perezoso puede ser, a menudo, resultado de rutinas alimentarias erróneas. Haz del desayuno tu comida más copiosa. Es el momento cuando la digestión está en su apogeo. Y evita grandes comidas por la noche que es lo que produce la hinchazón del vientre. Y, sobre todo, mastica correctamente y bebe mucha agua. Así ayudarás a mantener en marcha tu sistema digestivo.
  • Una barriga hinchada también puede ser consecuencia de un desequilibrio en la flora intestinal. La manera más sencilla de repoblarla es con suplementos prebióticos o probióticos. Pero también tienes a mano fuentes naturales como la sopa de miso, la crema agria y algunas frutas y verduras como la col rizada, el ajo o la cebolla.
  • Y no te obsesiones con el ejercicio, pero una buena caminata después de comer te ayudará mucho en el proceso digestivo.

 

¿NECESITAS UNA BÁSCULA DE BAÑO?

LA LUCHA CONTRA LA BASCULA PARA BAÑO: EL TRUCO PARA PERDER PESO A LARGO PLAZO

Los que hacemos dietas constantemente sabemos de qué hablamos cuando nos referimos a esa lucha contra la bascula para baño. A veces da la sensación de que hay personas que no tienen ningún problema para mantener su peso. En cambio, otros, nos vemos en la obligación de mantener una batalla constante lidiando eternamente con dietas milagrosas mientras la bascula para baño nos vigila atormentándonos.

Pues parece ser que perder peso y mantenerlo a largo plazo es posible. Y para ello, la ciencia viene en nuestra ayuda.

Woman showing how much weight she lost. Healthy lifestyles concept

LA CIENCIA AL RESCATE

Investigadores de la Universidad de Drexel en Filadelfia (EE. UU.) han hecho un descubrimiento que puede ser vital en nuestra disputa diaria con la bascula de baño. Y es que han descubierto que perder peso constantemente en los primeros días tras poner en marcha un nuevo plan de dieta  (incluso aunque sean pequeñas cantidades o gramos) puede aumentar sensiblemente las posibilidades de que logremos esa ansiada pérdida de peso a largo plazo. Y no es para tomárselo a broma: el 40% de las personas que empiezan una dieta seriamente acaban recuperando la mitad de esos kilos perdidos duramente durante los dos años posteriores.

¡MALDITA BASCULA PARA BAÑO! ¿POR QUÉ NOS CUESTA TANTO MANTENER EL PESO?

Los científicos de la Universidad de Drexel prepararon un estudio con 183 participantes. Todos ellos con sobrepeso u obesidad. Durante 1 año, cada uno de ellos participó en un programa de pérdida de peso que incluía reemplazos de comidas y objetivos conductuales, tales como aumentar la actividad física o el seguimiento de calorías.

A los participantes del estudio se les pidió que registraran cualquier comportamiento que hubieran experimentado y que estuviera relacionado con la comida: como ansiedad, comidas compulsivas o comidas emocionales. Y fueron pesados semanalmente. Dos años después del inicio de la investigación, fueron pesados por última vez.

El estudio determinó que los participantes que tuvieron una pérdida de peso consistente entre las 6 y 12 primeras semanas del programa de dieta, tenían más probabilidades de mantener su pérdida de peso a los 12 y 24 meses, en comparación con aquellos participantes cuyo peso fluctuó a lo largo de la prueba.

Así por ejemplo, los investigadores explican que uno de los participantes que perdió 1,8 Kg en una semana, recuperó 0,9 Kg la semana siguiente, y perdió 0,450 Kg la semana siguiente, tenía menos posibilidades de mantener su pérdida de peso a largo plazo que aquellos que perdieron constantemente alrededor de medio kilogramo semanal sobre el mismo período de 3 semanas.

¿DÓNDE ESTÁ EL TRUCO?

¡Perfecto! Queremos saber el truco para perder peso a largo plazo y dejar de tener miedo a la bascula de baño. Nuestros amigos de la Universidad de Drexel dicen que sus estudios no pueden demostrar la causa y efecto entre la consistencia de la pérdida de peso y una mejor pérdida de peso a largo plazo. Pero, por otro lado, Michael Lowe, jefe del equipo, opina que pueden haber dado con una estrategia útil para perder más peso y mantenerlo con el paso del tiempo.

Tal como declara Lowe en la revista Obesity, es algo tan sencillo como establecer un plan de pérdida de peso que podamos mantener semana tras semana, incluso si eso signifique perder simplemente unos 300 gramos cada semana.

 

¿NECESITAS UNA BÁSCULA DE BAÑO?

SOBRE LA FIABILIDAD DE LAS BASCULAS. BASCULAS DE BAÑO

En este mundo nuestro en el que nos movemos entre el culto al cuerpo y la auténtica preocupación por nuestra salud, controlar nuestro peso con periodicidad es una medida especialmente importante. Y para ello, la bascula de baño se ha convertido en un accesorio básico en nuestras vidas.

Ciertamente, utilizar una bascula de baño no representa ninguna complejidad. Cierto es que podemos encontrar una gran gama de marcas y modelos con precios diversos que nos plantean, en general, una gran duda: su fiabilidad. Así que hoy hablaremos sobre la fiabilidad de las basculas.

De hecho, nos encantaría hablar de la fiabilidad de las basculas en general. Pero hoy hablaremos únicamente sobre basculas para baño, y dejaremos para más adelante un artículo sobre la fiabilidad de las basculas de las farmacias. Y es que aún seguimos manteniendo la creencia de que, aunque nuestra bascula para baño pueda ser ineficiente, siempre tenemos la opción de pesarnos correctamente en una farmacia. Y quizás descubramos algunas cosas curiosas.

SOBRE LA FIABILIDAD DE LA BASCULA DE BAÑO

Lo queramos o no, la bascula para baño es nuestra eterna “enemiga”. Es la que determina si hemos ganado peso o lo hemos perdido y es la que decide si nos portamos bien cuando seguimos una dieta y la que nos dirige miradas enfurruñadas tras las comilonas de Navidad. Así que no es mala idea saber si realmente se trata de aparatos verdaderamente fiables.

Durante cinco años, entre 2007 y 2011 se llevó a cabo el estudio efectuado por la investigación PRONAF (Programas de Nutrición y Actividad Física para el tratamiento del sobrepeso y la obesidad), realizado por la Universidad Politécnica de Madrid. Un extenso equipo de investigadores, médicos, nutricionistas, entrenadores y profesionales investigaron las diferentes variables que afectan a la pérdida de peso en los casi 300 voluntarios que participaron en el estudio.

En sus resultados, se hace una reflexión muy interesante sobre la efectividad de la bascula de baño: “La bascula no diferencia entre el agua, músculo y la grasa. Ella solo pesa, y le da igual que encima haya elementos orgánicos u inorgánicos. Solo pesa, que para eso es una máquina programada para ello”.

UN EJEMPLO

Para demostrar esta cuestión, los investigadores de PRONAF lo acompañan de un ejemplo muy clarificador: Una mujer que al principio pesaba 90 Kg y, tras un periodo de tiempo, se vuelve a pesar y la marca 75 Kg. Uno podría pensar que sería perfecto haber perdido 15 kilos. Sin embargo, lo que realmente ha sucedido es que ha perdido 8 kilos de grasa (bueno) y 7 kilos de masa muscular (malo). Así que el resultado final es negativo para su organismo.

En cambio, si esta mujer hubiera perdido 9 Kg de grasa y hubiera ganado 3 Kg de masa muscular, debido sobre todo al ejercicio físico, la báscula solamente indicaría que habría perdido 6 Kg netos. Y, muy posiblemente, se decepcionaría al no ver unos resultados inmediatos.

Sin embargo, esos 6 Kg netos serían mucho más positivos para su organismo que los 15 Kg de los que hablábamos antes, ya que estaría combinando nutrición más ejercicio físico, en lugar de una dieta milagro que, al final, solo le llevaría a un efecto rebote.

Por lo tanto, no podemos creer ciegamente en los que nos dice nuestra bascula para baño. Al menos, a no ser que se trate de una bascula de grasa corporal. Pero de éstas también podremos debatir en otra ocasión.

MISTERIOS EVOLUTIVOS: ¡MALDITO CEREBRO QUE NOS FASTIDIA LA DIETA!

Empezamos una dieta, vamos comprobando nuestro peso con nuestra rutilante bascula de baño digital. Y, ¡maldición! ¡No estamos perdiendo peso! ¿Será que nuestra fantástica y hasta ahora fiable bascula de baño digital no funciona?

NO NOS ENGAÑEMOS, LA BASCULA DE BAÑO DIGITAL NUNCA MIENTE

La culpa de que no perdamos peso no se encuentra en nuestra bascula para baño y la explicación es un poco más enrevesada. Así que, ¿por qué hay tantas dietas que fracasan tan estrepitosamente?

El motivo se encuentra en un mecanismo evolutivo preparado para defendernos en épocas de hambruna. Claro, es tan eficiente que, ciertas dietas puede detectarlas como simple escasez alimentaria. Así que no, la culpa no es de la bascula digital de baño.

Y no, no es coña. Un equipo científico de la prestigiosa Universidad de Cambridge ha publicado un estudio que explica concienzudamente cómo NUESTRO PROPIO CEREBRO, ese traidor, pone en marcha todos sus mecanismos de defensa ante la falta de comida y, simplemente, nos boicotea nuestro tan bien diseñada dieta.

Clémence Blouet, una de las autoras del estudio explica más detalladamente que “las estrategias para perder peso pueden ser ineficientes porque el cuerpo funciona como un termostato y asocia la cantidad de calorías que quemamos a la cantidad que hemos comido” y añade: “Cuando comemos menos, nuestro cuerpo lo compensa y quema menos calorías, dificultando la pérdida de peso. Sabíamos que el organismo es capaz de regular este termostato calórico, pero el cómo lo consigue era un misterio”.

EL CEREBRO CONTRA LA BASCULA DE BAÑO DIGITAL

Estos investigadores han conseguido desvelar los secretos que se esconden tras este flagrante boicot de nuestro amado cerebro. Centrándose en una estructura situada en el hipotálamo y que interviene en la regulación de la cantidad de alimentos que ingerimos. Esta estructura consiste en un grupo de neuronas llamado AGRP (de su denominación en inglés: agouti-related neuropeptide neurons) y que al activarse provocan un aumento del apetito y al inhibirse lo disminuyen.

Con un curioso truco genético mediante el cual los autores del estudio consiguieron “apagar” o “encender” este grupo de neuronas, Blouet y su equipo estudiaron el comportamiento de ratoncillos colocados en unas cámaras especiales en las que podían medir su gasto energético en términos de temperatura, y donde se variaba de manera controlada la cantidad de comida disponible.

El experimento demostró que las neuronas AGRP no sólo regulan las ganas de comer, sino que también influyen en el gasto energético en función de la cantidad de alimento disponible, limitando el número de calorías quemadas y por tanto la pérdida de peso. En el momento en que volvía a aparecer comida, se interrumpía el efecto y el gasto energético recuperaba sus valores normales. Los ratoncillos también observaban indignados su bascula digital de baño sin entender que no tenía ninguna culpa…

En definitiva, ahora ya tenemos una nueva excusa cuando hagamos dieta y no nos funcione. Se trata de un mecanismo de defensa que ha perdurado a lo largo de toda la evolución para ayudarnos en las épocas de escasez y hambruna.